Mapa

Vuelos baratos a Rome

Roma

Un paseo a Roma es mucho más que un viaje al pasado, se trata de igual manera de vivir la dolce vita. Pocas ciudades cuentan con un patrimonio histórico y artístico tan vasto y significativo que mezcla con increíble facilidad las modernidades contemporáneas. Roma es una gran amalgama de alta cultura, artes, moda y arquitectura que contrastan con las tradiciones que igualmente la definen como la religión y la historia.

El gran atractivo de Roma se remonta a casi tres siglos, lo que explica su estatus como la cuna de la civilización occidental. A través de los tiempos artistas y visionarios han gravitado a la capital de Italia y sus legados son latentes en sus pintorescas calles.

Por supuesto que una visita a la Ciudad Eterna hace obligatorio un paseo por los íconos del poderoso Imperio Romano como el Coliseo, el Partenón y el Foro. No se puede obviar la Fuente Trevi, que simplemente enamora. El Vaticano es otro punto infaltable, al igual que la Basílica de San Pedro, que se alza majestuosa con su arquitectura Renacentista. Pero una manera efectiva de explorar esta urbe es caminando sus encantadoras calles. No es inusual toparse con piazzas medievales, iglesias barrocas y esculturas de Miguel Ángel, fuentes de Bernini, lienzos de Caravaggio y frescos de Rafael, entre otras maravillas durante un paseo casual.

Roma también acoge galerías, estructuras y museos contemporáneos que coexisten con sus monumentos de mayor reconocimiento mundial. La agitada urbe cuenta con una gran diversidad de personas que aportan su toque a la ciudad.

Entre toda la exploración, es necesario adoptar el ritmo Mediterráneo y disfrutar cada expreso y gelato, como lo haría un romano. Saborear cada bocado de la exquisita gastronomía local es primordial. Hay muchas opciones de restaurantes cinco estrellas, pero las experiencias más genuinas se pueden vivir en las bulliciosas pizzerías o las trattorias de vecindario. Estos son los lugares que los locales frecuentan junto a sus amigos para deleitarse con pizzas de masa fina y crujiente o pastas como las hacía la abuelita. El vino de la casa siempre suele ser el mejor. Las mesas exteriores de cafés cerca de plazas ofrecen el gran espectáculo de ver la gente pasar y la ciudad hacer lo suyo.

Al caer la noche, las barras y los cafés comienzan a poblarse y la buena vibra se hace evidente. La vida nocturna puede extenderse hasta altas horas de la noche entre discos y barras especializadas en cocteles. Una aventura nocturna no puede finalizar sin darse una vuelta por la Plaza Navona, una de las piazzas más bellas, especialmente bajo el manto de la oscuridad. Parte de su encanto es que no está rodeada de nuevos edificios ni tráfico, y pensar que ahí una vez se celebraron carreras de cuadrigas.

Los precios que se muestran en esta página solo son los precios estimados más bajos encontrados en los últimos 15 días.